Title Image

mayo 2007

CATA DE LOS PRODUCTOS DE “SELECTOS DE CASTILLA”

 

Los productos de Selectos de Castilla respetan al máximo la materia prima y como tal, la miman en su granja y fábrica. Los patos son criados en grandes extensiones a las afueras de Villamartín de Campos en semilibertad, donde son alimentados con cereales y maíz para obtener animales grandes y atléticos.

Los patos son sacrificados en el propio matadero que posee Selectos de Castilla y despiezados manualmente en un corto periodo de tiempo. La excelente calidad y limpieza de la materia prima que se obtiene les permite elaborar sus productos artesanalmente sin la adicción de aditivos.

El foie gras “Mi Cuit” es el hígado de pato que, recién extraído, tiene un tratamiento térmico suave de pasteurización, que mantiene prácticamente intactas todas sus características organolépticas: sabor, textura, etc. Se presenta envasado al vacío, y debe conservarse entre 1 y 5º C, y consumirse antes de 3 meses. Puede degustarse sin necesidad de cocinarlo, únicamente con la precaución de sacarlo del frigorífico un poco antes de su troceado para que se puedan realzar sus aromas. Es mejor cortarlo en láminas finas con un cuchillo de hoja lisa, sin dientes, que previamente se sumerge en agua caliente y después se seca. Mejor no cortarlo hasta el último momento , así mantendrá su color y sabor intactos. Para su degustación, no hay que untar el foie gras en el pan, simplemente colocar sobre él una fina lámina y degustarlo, así no cambiamos su textura ni su concentración aromática.

El foie gras “Mi-Cuit” de Selectos de Castilla presenta un color beige- rosado y su aspecto es compacto y uniforme. Está libre de nervios y venas debido al cuidadoso despiece manual que tiene lugar inmediatamente después del sacrificio del pato en las propias instalaciones de Selectos de Castilla. La lámina de este foie gras “Mi-Cuit” no exuda grasa ya que se trata de un hígado graso sano. El tratamiento térmico al que se le somete es suave (pasterización) por lo que el hígado conserva un olor, sabor y untuosidad incomparable. Su sabor es intenso y delicado, sin acidez, ya que el despiece y la selección de los hígados son inmediatos al sacrificio. Su textura es compacta y firme a la vez que suave y untuosa en boca. Posee el grano impalpable de la mantequilla fresca y su untuosidad hace que se deslice en la lengua.

El foie gras “Mi-Cuit” de Selectos de Casilla no precisa de grandes acompañamientos para disfrutar de este exquisito manjar, le bastan un buen vino y un poco de pan.

El magret confitado corresponde a las pechugas del pato embuchado sometido a una larga y cuidadosa cocción en la propia grasa del pato. Se ha de conservar en refrigeración si se presenta envasado al vacío o en un lugar fresco y seco si está en lata donde el producto tiene una duración de 4 años.

Para su degustación se mete en el horno caliente durante 10 minutos con la piel de la pechuga hacia arriba para que se dore y se trocea a continuación.

Esta carne es de color oscuro y aspecto fibroso, pero debido a que provienen de un pato embuchado, la grasa infiltrada entre su musculatura y el prolongado tiempo de cocción en la grasa del propio animal, hace que su carne sea jugosa y tierna, fácil de masticar y tragar. Su agradable aroma a carne guisada y su intenso sabor hacen esta carne apetecible con cualquier tipo de acompañamiento.

Selectos de Castilla , pionera en Castilla y León en el arte del confitado, ha sabido trasladar su tecnología de elaboración a otros productos como el lechazo churro o el cochinillo de Peñaranda, apostando siempre por las riquezas de nuestra tierra.

Alicia García Quirce