• No hay productos en el carrito.
Title Image

marzo 2008

Cata de productos Hnos Gomez


La cecina de vacuno presenta un color rojo que puede ir desde tonalidades cereza a granates oscuros a medida que pasa el tiempo. Su color es uniforme en todo el corte debido al lento y cuidadoso secado que tiene lugar con la climatología de la montaña palentina. Presenta un ligero veteado de grasa, que le proporciona jugosidad a la carne.

En la nariz presenta un intenso olor, donde podemos distinguir los matices propios del adobo y curado al que se ha sometido, recordándonos al ajo, orégano y fundamentalmente al pimentón utilizados.

Su carne presenta un suave y característico sabor, ligeramente salada y de consistencia tierna y algo fibrosa. El efecto del adobo aporta en el proceso de maduración un complejo conjunto de aromas.

La persistencia de este producto es baja lo que invita a repetir su bocado.

La cecina de ciervo proviene de una carne de color más oscura y con un bajo contenido en grasa, características que podemos apreciar en la apariencia de su corte, al ser de color oscuro y no presentar veteado ni fibrosidad. Su brillo indica la saludable calidad de su grasa, ya que tiene un alto porcentaje de ácidos grasos polinsaturados.

Su intenso y característico olor invita a probarla. Su sabor suave y característico se ve potenciado por los aromas del adobo. A pesar de ser una carne prieta y compacta mantiene su finura, siendo de fácil masticación.

Todos estos aspectos, junto con su larga persistencia, hacen que este producto sea apetitoso por sí mismo, no necesitando más que un chorrito de aceite de oliva para hacernos disfrutar.

Cata de vinos de Liberalia

ARIANE

Espumoso tradicional elaborado por el método champenoise.

Variedades: 92% Verdejo y 8% Moscatel de grano menudo. Rima de 10 meses.

En la fase visual es un vino de color amarillo paja limpio y muy brillante. Produce una fina burbuja que forma múltiples rosarios que acaban formando encajes y una persistente corona.

En la fase olfativa a copa parada es un vino de intensidad alta y potente. Destacan las notas afrutadas (pomelo, piña, manzana verde, plátano), notas cítricas (cáscara de mandarina), hierbas aromáticas (heno, hinojos) y sutiles flores blancas. De su crianza con lías finas destacan los matices tostados.

En la fase gustativa es un vino de entrada seca, intenso y fresco. Marcado por una buena acidez que junto al carbónico del vino le dan persistencia y armonía. Al final de su paso por la boca deja un suave final amargo propio de la variedad y de su crianza en rima. Es un vino equilibrado, de paso largo y persistente.

En la retronasal aparecen las notas de la crianza en lías, recuerdos a tostados y a frutos secos.

LIBERALIA TRES. 2006

Vino elaborado con la variedad tinta de Toro 100% y criado en barrica de roble francés y americano durante 4 meses.

En la fase visual es un vino de color rojo picota con matices violáceos, limpio y brillante.

En la fase olfativa a copa parada es un vino potente que presenta una intensidad aromática alta. Destacan las notas de fruta negra madura, como moras y ciruelas, con suaves notas balsámicas que le dan un frescor muy agradable en nariz, acompañadas de un sutil fondo de madera tostada, canela y vainilla y ligero recuerdo a regaliz.

En la fase gustativa es un vino de entrada seca, pero golosa, con una cierta untuosidad y calidez del alcohol muy agradable. Presenta una acidez muy equilibrada y una ligera sensación tánica que aumenta su persistencia en boca.

En la retronasal aparecen nuevamente los recuerdos de fruta y madera que nos manifiestan el perfecto ensamblaje que existe entre la variedad y la barrica de roble.

LIBERALIA CUATRO

Vino elaborado con la variedad tinta de Toro 100% y criado en barrica de roble francés y americano durante 12 meses y 18 meses de afinamiento en botella.

En la fase visual, es un vino de color rojo granate que aún presenta algún matiz violáceo en capa fina, está limpio y brillante. Posee numerosas lágrimas tintadas que manifiestan la estructura y untuosidad de este vino.

En la fase olfativa, a copa parada, presenta una intensidad aromática media-alta destacando los aromas propios de su paso por barrica de roble. Notas especiadas que nos recuerdan al toffee, clavo, regaliz, cueros, y notas de cacao amargo.

Cuando el vino comienza a oxigenarse aparece un fondo de fruta negra madura, notas de pastelería y lácticos, que exaltan el perfecto ensamblaje entre el vino y la madera.

En la fase gustativa, tiene una entrada seca, potente, es un vino que llena la boca, por su alto contenido en extracto seco y con una acidez equilibrada. Presenta una buena tanicidad, marcada por un tanino dulce y redondo.

Es un vino de gran persistencia y postgusto en boca y en la retronasal se vuelve a expresar la personalidad destacando las esencias de la madera.