Title Image

abril 2008

13ª Cata de alimentos de Palencia
Fecha
28/04/2008
Productos de
COCIMAR
Cata Villacezan


Elverite

Vino blanco tranquilo, elaborado con las variedades de uva Verdejo y Albarín.

En la fase visual es un vino de color amarillo paja con reflejos verdosos, limpio y muy brillante.

En la fase olfativa a copa parada es un vino afrutado de intensidad media. Destacan las notas clásicas de la variedad verdejo, como manzana verde, notas herbáceas y frescas como anís y heno recién cortado acompañadas de notas mentoladas y cítricas típicas de la variedad Albarín.

En la fase gustativa es un vino de entrada seca y fresco. Marcado por una buena acidez que junto a la glicerina que le aporta sobre todo la variedad Albarín le hace ser un vino suave y armónico. Al final de su paso por la boca deja un suave final amargo propio de la variedad. Es un vino equilibrado, de paso y persistencia media.

En la retronasal aparecen las notas afrutadas y mentoladas.

Villacezán seis meses

Vino tinto elaborado con las variedades de uva Prieto Picudo y Mencía. Criado en barrica de roble francés y americano durante 6 meses.

En la fase visual es un vino de color rojo picota de capa media, con matices violáceos, limpio y brillante.

En la fase olfativa a copa parada es un vino que presenta una intensidad aromática alta. Destacan las notas de fruta negra madura, como cereza negra que nos recuerdan a la variedad Prieto Picudo y fruta silvestre como zarzamora que ponen de manifiesto la variedad Mencía, acompañadas de un sutil fondo de madera tostada, humo y notas de vainilla.

En la fase gustativa es un vino de entrada seca, amable, sin asperezas; con un tanino suave y redondo. Presenta una acidez muy equilibrada que le da juventud al vino y un final ligeramente amargo que aumenta el postgusto y persistencia del vino.

En la retronasal aparecen nuevamente los recuerdos de fruta fresca acompañadas de los tostados de la madera.
CATA DE PULPO COCIDO DE COCIMAR


La apariencia del producto es su presentación ante el consumidor. A través de la vista, podemos apreciar, sobre todo en el pulpo cocido sin ningún aliño ni preparación, su color y brillo. En este caso, las rodajas de pulpo presentan una carne brillante y luminosa de color blanco rodeada de una rosada piel.

Al acercarnos el producto a la nariz un delicado olor nos recuerda a mar.

Su textura al tacto es suave y húmeda. Durante el primer mordisco apreciamos que se trata de un producto firme y elástico. A medida que vamos masticándolo percibimos que el agua de su composición le hace jugoso, tierno y de fácil deglución.

Presenta un suave y delicado sabor a mar y un punto de sal adecuado para admitir cualquier tipo de aliño o simplemente para disfrutarlo al natural.

La diferencia entre el pulpo cocido y el pulpo pasterizado después de su cocción en fundamentalmente la fecha de caducidad, ya que puede alargarse hasta 60 días, ya que a nivel sensorial se hace francamente complicado diferenciarlos.