Title Image

Author: Pablo Morrondo

El buen sabor de boca lo dejan casi siempre los dulces, y un lugar que se llama La Casa Dulce no falla en ese propósito. Hace catorce años que abrieron la primera tienda, proveniente de un traspaso, y han pasado nueve desde que la segunda es una realidad. En La Casa Dulce saben que todo esfuerzo es recompensado y por ello cuidan a la perfección cada una de sus creaciones.

Los bombones artesanos con distintos rellenos y diseños triunfan entre sus clientes, pero también lo hacen las pastas de té y la tarta de hojaldre. Otros servicios que ofrecen son los desayunos a domicilio, las cestas personalizadas y las mesas dulces para celebraciones y eventos.

En cuanto a salado se refiere, son los canapés y los cruasanes rellenos los que se llevan los vítores, mientras que en su servicio de catering se puede disfrutar de todas las variedades de picoteo existentes. Comenzaron antes de la pandemia a hacer celebraciones con mesas dulces personalizadas para disfrutar del contacto con la gente y han entrado en auge últimamente. Atienden bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños y otras fiestas particulares.

Por otro lado, crearon la tienda online a la vista de que las personas no invierten tiempo en visitar las tiendas, ven los productos en la página web, compran y se lo llevan a casa. La inmediatez y la comodidad se han vuelto indispensables en los últimos meses, por lo que el reparto a domicilio se ha intensificado y el cliente espera su pedido en casa sin tener que hacer colas.

La comida es una celebración de la vida, y la artesanía es una apuesta segura de que los alimentos están tratados de la mejor manera posible y de que la calidad está por encima de todo, valor que La Casa Dulce se enorgullece de representar.